• ... Sin eventos.....

    • ... Se ruega leer las normas y reglas. Leer aquí

    • Bienvenido..


     
    Calificación:
    • 0 votos - 0 Media
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
    Vidas Breves: Terrence Malick


    Colaborador

    Coaching by design


    *****
    2,023


    Vidas Breves: Terrence Malick
    Terrence Malick, el enigmático director de cine que tras filmar dos exitosas películas en 1973 y 1978 dejó de trabajar en cine por veinte años. Con su magistral y autobiográfica "El árbol de la vida", se soltó su misteriosa parálisis y lentitud. Tiene tres películas por estrenarse y editarse. A continuación, los orígenes de este director que parece haberse reencontrado con su musa.

    İmage

    Terrence Malick, quien nació el 1943 en el estado de Illinois, y fue criado en Oklahoma y Texas, hoy a los 69 años, ha realizado solamente seis largometrajes. Sin embargo es un cineasta venerado, hasta se podría decir legendario. En sus seis obras —desde Badlands (1973) hasta El árbol de la vida (2011)— Malick ha trabajado con los actores más importantes de Hollywood, como Martin Sheen, Richard Gere, Sean Penn, Nick Nolte, Christian Bale y Brad Pitt. (Su sexta película, To the wonder, con Javier Bardem y Ben Affleck, ya se ha estrenado en dos festivales y en abril de este año saldrá a las salas). Sin embargo, esta lista de actores predilectos del director es engañosa, porque Malick es un artista que trabaja muy por afuera de los valores y métodos del cine de Hollywood. Por eso mismo, estos actores taquilleros ven la posibilidad de trabajar en una producción de Malick como un acto de redención. Saben que, de todas las películas que filmarán, una con Malick será la más probable de perdurar en el tiempo.

    Terrence Malick no es un cineasta unánimemente estimado como, por ejemplo, Federico Fellini u Orson Welles. Hay muchos críticos, directores y actores que lo encuentran pretencioso, lento y obtuso. Su última película, El árbol de la vida, fue abucheada en su estreno en Cannes, pero a la vez ganó el premio por mejor película de ese festival, la Palma de Oro.

    ¿Cómo puede ser?

    El árbol de la vida tiene los siguientes rasgos en común con todas las otras películas de Malick: un guión bien amplio e impresionista (siempre escrito por Malick mismo), de pocas palabras, en el cual no todo está servido para el espectador; el uso de una voz en off, poética, meditativa que contextualiza la acción de la película en un marco de búsqueda mística; tomas aparentemente desconectadas del propósito de la narración –largas miradas a la naturaleza, a pasto alto ondeando en el viento, hojas de las copas de árboles bloqueando un sol del mediodía; a pájaros en el cielo, a peces debajo el agua; una predilección de filmar con cámara en mano, en luz natural, especialmente en la hora del crepúsculo y desde ángulos y perspectivas no convencionales; tomas de cuartos vacíos, de cortinas soplando en ventanas abiertas; bandas de sonido con elementos de fuga, crescendo– o sea, circular e hipnótica…

    En Cannes, Malick no estuvo para recibir el premio, ni para hablar con sus admiradores o detractores. La última entrevista de Malick fue en 1975. En sus contratos está estrictamente estipulado que su imagen no será difundida y que él no participará en la promoción de sus filmes. De grandes artistas vivos y en producción, Malick solamente es superado por Thomas Pynchon en su afán de mantener su privacidad. Pero a pesar de su reticencia, se saben cosas de la vida de Malick y son fascinantes pistas para entrar en su obra cinematográfica.

    La vida adulta de Malick comenzó en la Universidad de Harvard donde estudió filosofía. De allí se recibió en 1965 con los más altos honores. Fue a esa prestigiosa universidad, cerca de Boston, en contra los deseos de su padre, un geólogo que trabajaba como director de proyectos en la petrolera Philips. El padre quiso que su hijo asistiera al MIT y siguiera sus pasos. Malick financió su educación, en parte, gracias al enorme gesto de un amigo, Kenney Wagner, que había recibido una herencia inesperadamente y ofreció pagarle el primer año de la universidad. También trabajó un verano entero, en 1961, antes de irse a la Harvard, en la cosecha de trigo de unos campos en Texas.

    En Harvard, Malick estudio filosofía con Stanley Cavell especializándose en la obra de Heidegger, quien en ese momento aún vivía. Hay un rumor que dice que Malick había visitado al filósofo alemán en su famosa cabaña en la Selva Negra en el suroeste de Alemania. Lo que sí es cierto es que Malick tradujo al inglés el ensayo de Heidegger "Vom Wesen des Grundes –y después de abandonar un doctorado en la universidad de Oxford en Inglaterra (justamente porque su tutor no aceptaba a Heidegger como tema aceptable para su tesis) Malick entró a la universidad del MIT a enseñar filosofía (y también para evitar entrar al ejército durante la guerra de Vietnam).

    Fue en MIT, por casualidad, que Malick comenzó a interesarse seriamente en el cine. Asistió, como oyente, a una clase de Ed Pincus sobre filmación y edición. Pero en poco tiempo se agotó de la academia y abandonó la docencia para intentar ser periodista. Llegó a publicar una nota sin firma en The New Yorker. En 1968 fue enviado a Bolivia para cubrir el juicio de Régis Debray. Aterrizó en el país el día después de la muerte de Ernesto Guevara. Intentó escribir una nota para The New Yorker sobre el Che, pero quedó en una enorme pila de apuntes.

    Sin saber bien qué hacer de su vida, y pensando que era tan buena opción como cualquier otra cosa, Malick consiguió una beca para estudiar cine en el American Film Institute. Allí aprendió lo básico del oficio, armó contactos para trabajar como guionista y reescritor de guiones, y también para financiar su primera película, Badlands que se estrenó en 1973. Allí Martin Sheen hace un personaje en el molde de James Dean en Rebelde sin causa. Su próxima obra, Days of Heaven, se estrenó cinco años después, en 1978 y estuvo fuertemente basada en sus trabajos veraniegos en los campos de trigo en Texas. El influyente crítico estadounidense Roger Ebert la nombró como “una de las películas más bellas jamás hechas.”

    Y esto, a grandes rasgos, es lo que se sabe de Malick. Después de su segunda película desapareció por 20 años. Se dice que se fue a Francia a ser profesor, pero no se dice de qué. Se sabe que hoy vive en Austin, Texas. Se sabe que El árbol de la vida es su película más autobiográfica y que es una especie de culminación de su visión artística; que se puede decir, sin exagerar, que le llevó treinta años hacerla. Y hay que resaltar su obra de regreso, La delgada línea roja (1998), una película bélica de la Segunda Guerra Mundial sobre la campaña de Guadacanal. Recibió 7 nominaciones de Oscar. Si vas a ver solo una película de Malick, debería ser esta.

    Algo se ha liberado en el alma de Malick. Aparte de To the Wonder, que se estrena este año, tiene dos películas en pos-producción y varios proyectos iniciados. Después de haber hecho cinco películas entre 1973 y el 2011, desde el 2011 ya tiene tres películas filmadas. Para los cinéfilos esto es algo como si J.D. Salinger hubiera comenzado a escribir nuevamente a los 70 años.

    Por más parcial que sea, los datos básicos de la biografía de Terrence Mallick ayudan a entender y disfrutar su obra. Esa obra no es impenetrablemente hermética, como dicen sus críticos. Sí es simbólica, lírica, filosófica y espiritual. Es el fruto de un hombre que pasó su infancia y adolescencia explorando las praderas abiertas del oeste de los Estados Unidos en pleno contacto con la naturaleza y huyendo de un padre estricto y autoritario. Sus primeros pasos de adulto fueron en las veneradas aulas de Harvard y Oxford estudiando filosofía. Pudo entrar a la jungla de Hollywood y crear dos obras de arte con financiamiento independiente. Y después hay tierra incógnita, enormes espacios de silencio y ausencia. O por lo menos de contemplación privada, lejos de la fama. De estos elementos saldrán las próximas obras de Malick. Esperamos ansiosos, contentos de que habrán muchas.

    "De todas las maravillas que he oído, la que mayor asombro me causa es que los hombres tengan miedo."
    Julio Cesar - W. Shakespeare

    Pinterest
    Facebook
    14-01-2013 01:53 AM
    Buscar Responder


    Super moderadores

    Nacido de nuevo


    ******
    734

    RE: Vidas Breves: Terrence Malick
    No tenia idea de como se llamaba ese tipo, buen actor
    14-01-2013 02:43 AM
    Buscar Responder


    Salto de foro:


    Usuario(s) navegando en este tema: 1 invitado(s)

    Acerca ForoNsN - New Softwarez Network

    Somos una comunidad abierta a todo tipo de persona, con ganas de aprender y compartir todo tipo de conocimiento!

    ""El Don más grande que podemos hacer a otros no es compartir con ellos nuestra riqueza, sino hacerles descubrir la propia""

     

    Información