• ... Sin eventos.....

    • ... Se ruega leer las normas y reglas. Leer aquí

    • Bienvenido..


     
    Calificación:
    • 0 votos - 0 Media
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
    Radek fue el héroe


    Colaborador

    Coaching by design


    *****
    2,023


    Radek fue el héroe
    Stepanek fue el gran protagonista del triunfo de República Checa al ganar el punto decisivo ante España en Praga. A punto de cumplir 34 años y 16 después de haber debutado, alcanzó la cima de una carrera construída casi en silencio pero con inteligencia y perseverancia.

    İmage

    Su cara, tallada con trazos gruesos, se acerca más prototipo de gladiador veterano de una película de Hollywood que a la imagen extremadamente cuidada que suelen ofrecer los deportistas de elite. Su pelo, ya no tan abundante, es otro indicio de que el hombre ha enfrentado cientos de batallas con su raqueta, que ha ganado muchas y perdido también muchas. Y sin embargo, mientras ríe y llora y abraza, y salta la red hacia un lado y hacia otro, y mira la Copa soñada, Radek Stepanek es de nuevo aquel pibe que en 1980, a los dos años, no podía siquiera saber que un día sería tenista.

    Entonces Radek vivía en Karvina, muy cerca de la frontera con Polonia, y tampoco podía conocer quiénes eran Ivan Lendl y Tomas Smid, aunque es probable que algún arcón de sus emociones guarde el recuerdo de la alegría que provocaron aquellos dos tenistas al ganar por primera vez la Copa Davis para Checoslovaquia. Treinta y dos años después, al filo de sus 34, es él, Radek, el héroe deportivo que le da la primera Copa a la República Checa (en 1993, checos y eslovacos constituyeron dos naciones independientes).

    Ningún tenista profesional que, cómo él, ha figurado largos años entre los mejores cincuenta del mundo y que ha llegado a codearse brevemente entre los Top Ten puede ser un negado para la raqueta. Pero es verdad que, comparado con las estrellas del circuito, incluido su compatriota Tomas Berdych, Stepanek no deslumbra por su recursos técnicos, aunque sus voleas –a veces inventadas cuando parecen imposibles- lastimen como pocas a los rivales, aunque tenga un saque más que respetable. Sin embargo, Stepanek sobresale en otras virtudes menos espectaculares pero importantísimas: su inteligencia para leer cada momento del partido, su extraña capacidad para quitarle ritmo al juego cuando le conviene e incomodar a su rival, su decisión para tomar riesgos y lastimar con golpes a las líneas –como hizo ayer con Nicolás Almagro-, tesón y vergüenza deportiva para segiur con la guardia alta cuando esos golpes al límite lo llevan a errarle groseramente a la cancha.

    La constancia, justamente, es una las claves de su carrera. Profesional desde 1996, recién diez años después ganó en Rótterdam el primero de los cinco títulos que tiene como singlista. Antes tuvo algún brillo fugaz, como cuando en 2003 le ganó en Australia al ex 1 del mundo Guga Kuerten. En 2008 jugó –y perdió- dos partidos del Masters: pese a que había terminado en el puesto 26, una larga lista de colegas que renunciaron a viajar a Shanghai como suplentes le abrieron la oportunidad de estar en el torneo reservado a los mejores. Como doblista , su carrera es más destacada: ganó 16 títulos (incluidos dos Masters 1000 y un abierto de Australia), y figura cuarto en el ránking mundial de la especialidad. En algunas revistas era más conocido por sus éxitos en el circuito femenino: entre otras parejas, fue novio de Martina Hingis, y hoy está casado con la ex tenista checa Nicola Vaidisova.

    En el deporte sucede con frecuencia que los hechos no tomen el rumbo esperado. Las grandes esperanzas de República Checa de alzar la Copas Davis en su centésima edición estaban depositadas fundamentalmente en Berdych. Pero David Ferrer arrolló al 6 del mundo y le tocó la responsabilidad a Stepanek. La parada no tenía nada de fácil: el viernes Almagro había puesto contra las cuerdas al propio Berdych. Treinta y un años después de que su padre Vlastimil lo hiciera practicar por primera vez con una raqueta, a una edad en que muchos de sus colegas ya han dejado hace rato las canchas, en el estadio O2 de Praga Radek Stepanek voló en palomita para devolver voleas, ganó puntos espectaculares, sufrió en el tercer set con la levantada del español, y terminó viviendo el momento culminante de su larga carrera al dale al equipo checo el punto decisivo para quedarse con la Copa.

    El deporte tiene sus propias justicias poéticas; no siempre el héroe es el muchachito. A veces, es un actor de reparto el que termina llevándose el protagonismo. Radek Stepanek hizo todo lo que se necesita para ganarse ese lugar y disfrutarlo.

    "De todas las maravillas que he oído, la que mayor asombro me causa es que los hombres tengan miedo."
    Julio Cesar - W. Shakespeare

    Pinterest
    Facebook
    19-11-2012 08:15 PM
    Buscar Responder


    Salto de foro:


    Usuario(s) navegando en este tema: 1 invitado(s)

    Acerca ForoNsN - New Softwarez Network

    Somos una comunidad abierta a todo tipo de persona, con ganas de aprender y compartir todo tipo de conocimiento!

    ""El Don más grande que podemos hacer a otros no es compartir con ellos nuestra riqueza, sino hacerles descubrir la propia""

     

    Información