• ... Sin eventos.....

    • ... Se ruega leer las normas y reglas. Leer aquí

    • Bienvenido..


     
    Calificación:
    • 0 votos - 0 Media
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
    Lleva tu pc a todas partes con la virtualizacion


    Registrados

    Miembro


    ***
    110

    0

    Lleva tu pc a todas partes con la virtualizacion
    Hola me encontre con este practico y me parecio muy interesante:virtualbox

    Utilizaremos para este práctico la herramienta virtualbox, que es totalmente gratuita y ofrece un nivel de funciones que nada tiene que envidiar a las de muchas soluciones de pago.
    Las ventajas de una máquina virtual frente a una memoria de arranque es que tendremos flexibilidad total para mover y copiar la máquina virtual de un lugar a otro con todos los datos que contenga (por ejemplo, de la memoria USB al disco duro), que en general resulta más sencilla de poner en funcionamiento, no presenta problemas de incompatibilidades de hardware (todo se ejecuta sobre la máquina real), no requiere tocar la BIOS ni el orden de arranque de las unidades, y, en general, ofrece una mejor comunicación entre la máquina real y la virtual.
    Eso sí, también tiene algunos inconvenientes. El más grave es el que atañe al rendimiento. Primero, porque necesitaremos una máquina anfitrión medianamente potente para ejecutar con soltura nuestro PC virtual. Y, en segundo lugar, porque precisaremos una memoria USB de alta velocidad para que las tareas de lectura/escritura de la máquina virtual sean lo más livianas posible.
    También es un contratiempo que necesitemos instalar un software en nuestra máquina anfitrión antes de ejecutar la plataforma virtual. Por ello, esta solución es, sobre todo, interesante para los usuarios que se mueven entre diferentes PCs conocidos (da igual que ejecuten Windows, Mac OS o Linux), como, por ejemplo, los equipos de casa y la oficina.
    A continuación, os mostramos este proceso, primero creando la máquina virtual y, después, volcándola en la memoria USB y moviéndonos a otros equipos. Para ello partimos de la base de que tenemos instalado VirtualBox, que podemos descargar desde su página web en el apartado Downloads, teniendo que elegir la adecuada para nuestro sistema operativo.

    Paso 1. Elige tu sistema operativo

    Lo primero que debemos plantearnos es con qué sistema operativo vamos a crear nuestra máquina virtual para llevar. Nuestra recomendación pasa por utilizar una distribución de Linux que nos guste o, si preferimos el entorno Windows, una versión antigua de este sistema operativo.
    En este sentido, XP es una excelente alternativa, y si tenemos por casa alguna vieja copia o licencia de esta plataforma, es una buena opción para crear una máquina virtual. Prácticamente todas las aplicaciones que podamos necesitar funcionan sobre él sin problemas, ocupa mucho menos que Windows Vista y 7, y, sobre todo, requiere menos recursos que estas versiones para funcionar. Este último es un aspecto fundamental que nos garantiza que podremos trabajar sin problemas en la mayor cantidad posible de PCs.

    Paso 2. Configuración a dos niveles

    Una vez decidido el sistema operativo, vamos a comenzar a crear nuestra máquina virtual. Primero localmente, en nuestro PC, para luego pasarla a la unidad USB. Para ello, una vez abierto VirtualBox, pincharemos en Nueva. Lo que aparecerá a continuación es un asistente que comenzará por solicitarnos el nombre que deseamos dar a la máquina virtual (el que queramos) y, justo debajo, tendremos que seleccionar el tipo de sistema operativo y la versión (en nuestro caso, Windows XP).

    İmage

    El siguiente paso del asistente nos pedirá que indiquemos un tamaño de memoria RAM para nuestra máquina virtual. Este es un paso delicado. Si especificamos una cantidad de memoria excesiva, podemos bloquear por completo el equipo anfitrión, pues VirtualBox tomará toda su RAM disponible.
    Por ello, y más si utilizamos Windows XP y siempre que no tengamos necesidades especiales, podemos comenzar por indicar 512 o 1.024 Mby­tes. De esta manera podremos ejecutar sin problemas la máquina virtual en PCs con 2 o más Gbytes de RAM.

    Paso 3. La unidad de disco virtual

    El siguiente paso del asistente requiere crear una unidad de disco duro virtual para nuestra máquina. Nos aseguraremos de que está marcada la opción Disco duro de arranque y seleccionada Crear disco virtual nuevo para, acto seguido, pinchar en Siguiente. Llegaremos a una nueva ventana en la que se nos preguntará por el formato, y mantendremos la opción marcada por defecto (VDI).
    El siguiente paso nos preguntará por el tipo de disco, y aquí seleccionaremos la opción Tamaño fijo. De esta forma, VirtualBox creará un archivo del tamaño exacto del disco virtual. Tardaremos más en copiarlo y moverlo, pero, a cambio, será ligeramente más rápido, reduciremos la fragmentación en la futura unidad USB y nos evitaremos sorpresas si nos quedamos sin espacio libre en ella.
    Terminaremos esta parte del proceso en la pantalla que nos pregunta la ubicación y el tamaño de la unidad. La primera no es necesario que la cambiemos, pero sí el tamaño total. Por defecto, VirtualBox nos recomienda una unidad mínima de 10 Gbytes para Windows XP; sin embargo, todo dependerá de la unidad USB que vamos a utilizar más tarde.

    İmage

    Si contamos con una memoria USB de 16 o 32 Gbytes podemos permitirnos unidades mayores de 10 Gbytes, pero si vamos justos de espacio, tendremos que reducir el tamaño del disco virtual. El mínimo que os recomendamos para poder hacer algo se situaría en los 4 Gbytes, y siempre tendremos la precaución de crear un disco cuyo tamaño total sea 1 Gbyte menor que la capacidad total de la memoria USB. De esta forma, tendremos algo de margen para otras tareas en las que profundizaremos más adelante.
    Terminado este paso, llegaremos a la última pantalla, en la que se nos ofrecerá un resumen de los datos proporcionados y solo tendremos que pinchar en Crear.

    Paso 4. Instala la máquina virtual

    La siguiente parte del proceso consiste en instalar Windows en la máquina virtual que acabamos de crear. Para ello, en la ventana de VirtualBox la seleccionaremos y pincharemos sobre Configuración. Aquí iremos al apartado Almacenamiento y, una vez dentro, seleccionaremos la unidad virtual de CD de la lista de las disponibles.
    A continuación, en la parte derecha haremos clic sobre el icono en forma de disco óptico. Si tenemos el sistema operativo para instalar en un CD, marcaremos la opción Unidad anfitrión D:, lo que tomará el control de la unidad óptica del equipo para utilizarla de manera exclusiva para la máquina virtual.
    En cambio, si tenemos una imagen ISO del disco de instalación (muy típico cuando descargamos una distribución Linux), marcaremos la opción Seleccionar un archivo de disco virtual CD/DVD, y, a continuación, se nos pedirá que indiquemos la ubicación del archivo ISO.

    İmage

    Una vez hecho esto, pincharemos en Aceptar y, a continuación, en Iniciar. Esto arrancará la máquina virtual y hará que se inicie desde el CD insertado en la unidad o la imagen ISO especificada. En nuestro caso se iniciará el asistente de instalación de Windows XP, en el que no vamos a profundizar por ser de sobra conocido por la inmensa mayoría.
    Al finalizar el proceso de instalación, y si todo ha ido bien, tendremos una máquina virtual operativa y en funcionamiento. Sin embargo, aún no hemos terminado esta primera fase.

    Paso 5. Antes de concluir, los ajustes finales

    Una vez que hayamos terminado de instalar nuestra máquina virtual, solo nos quedan los ajustes finales. Tendremos que instalar las aplicaciones y las herramientas que nos permitirán tener la máquina virtual plenamente operativa para trabajar.
    Para ello, comenzaremos instalando las herramientas de VirtualBox para las máquinas virtuales Windows. Estas utilidades nos permiten, una vez instaladas, una mejor integración con el equipo anfitrión, poder ajustar la resolución de la máquina virtual al tamaño de la ventana de VirtualBox y capturar el teclado y el ratón sin necesidad de complicadas combinaciones de teclas.
    Para instalar este complemento, una vez arrancado Windows tendremos que ir al menú Dispositivos de la ventana de VirtualBox y pinchar en Instalar Guest Additions. Esto cargará automáticamente una imagen de CD en la máquina virtual, y hará que comience el clásico asistente de instalación.

    İmage

    Tras esto, tendremos que cargar en la máquina virtual las herramientas ofimáticas, los navegadores, los programas de correo electrónico y, en general, cualquier otra utilidad que vayamos a necesitar para trabajar con ella allí donde vayamos.
    Hay que recordar que, para indicarle que conecte con la unidad óptica del sistema anfitrión y, así, poder instalar programas contenidos en un CD/DVD, tendremos que hacer clic con el botón derecho del ratón sobre el icono en forma de CD de la parte inferior derecha y seleccionar la opción Unidad anfitrión D:.
    Dota de portabilidad a tu VM recién creada

    Paso 1. Pon a punto la unidad USB

    Ahora que tenemos la máquina virtual lista, solo queda pasarla a la unidad USB para poder llevarla a cualquier parte. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que necesitaremos una memoria USB formateada con el sistema de archivos NTFS, y no FAT32, como es habitual.
    La razón de esto es que FAT32 no puede manejar ficheros de más de 4 Gbytes. Dado que el disco duro virtual de nuestra máquina debería tener ese tamaño o más, necesitaremos obligatoriamente utilizar el formato NTFS para poder volcar la máquina virtual al USB.

    İmage

    Para formatear en NTFS solo tendremos que ir a Equipo en Windows y, sobre la unidad USB extraíble, hacer clic con el botón derecho y pinchar en Formatear. En la ventana que aparecerá a continuación seleccionaremos NTFS como sistema de archivos. Eso sí, con este formato hay que tener en cuenta que aunque podremos trabajar normalmente en todas las últimas versiones de Windows (incluida XP), en Mac OS o Linux el soporte puede ser más limitado.
    De hecho, en los equipos de Apple el soporte por defecto está limitado a la lectura de datos, y no a la escritura. Una vez hecho esto, descargaremos el instalador de VirtualBox y lo copiaremos a una carpeta de la unidad USB. De esta manera, al llegar a cualquier otro equipo distinto del nuestro que no tenga VirtualBox, podremos instalar rápidamente el entorno desde el que ejecutaremos nuestra máquina virtual.

    Paso 2. Ahora copia la máquina virtual

    El siguiente paso requiere transferir nuestra máquina virtual a la unidad USB para poder llevarla con nosotros a cualquier parte. Para ello, abriremos VirtualBox y, sobre la máquina virtual que hemos creado, haremos clic con el botón derecho. Aquí seleccionaremos la opción Mostrar en el Explorador.

    İmage

    Esto abrirá una ventana del Explorador de archivos de Windows que nos mostrará la carpeta que contiene todos los ficheros de la máquina virtual (generalmente alojados en una carpeta llamada VirtualBox VMs, que cuelga del directorio del usuario en el disco duro). En la ventana que aparecerá no tendremos más que copiar la carpeta que contiene los archivos de la máquina virtual a la unidad USB que hemos preparado para ella.

    Paso 3. Ejecución en otro PC

    Una vez que tenemos todo listo, llega el momento de probar nuestro entorno virtual en otro equipo. Para ello, basta con que llevemos la memoria USB a otro PC y, en el caso de no tenerlo instalado, cargaremos VirtualBox en el nuevo sistema desde el instalado en el USB, como comentábamos en el paso 1.
    Tras esto (que solo tendremos que hacer la primera vez, pues a partir de las siguientes esa máquina ya tendrá cargada la aplicación), no tenemos más que ir a la unidad USB, pinchar en la carpeta que contiene la máquina virtual, y hacer doble clic sobre el archivo con extensión .vbox, que tiene el mismo nombre que le hayamos dado a la máquina virtual en el momento de crearla, y que muestra un icono de color azul.

    İmage

    Automáticamente se cargará VirtualBox, la máquina virtual se añadirá al listado de unidades virtuales y se iniciará tal y como lo hacía en el PC donde la creamos. Eso sí, puede que tengamos algún aviso si hay cambios sustanciales en el nuevo PC en el que estamos (por ejemplo, si no hubiera unidad óptica). En todo caso, lo habitual es que no sean errores de importancia y podamos ejecutar la máquina virtual sin problemas.
    Una vez arrancada, podremos hacer lo mismo que en el PC en el que fue creada: ejecutar las aplicaciones instaladas, navegar por Internet a través de la conexión del nuevo equipo anfitrión, e, incluso, acceder a los archivos de este último a través de las carpetas compartidas que podemos configurar.

    Paso 4. Borrando nuestras huellas

    Si tras trabajar con VirtualBox quisiéramos eliminar nuestro rastro del sistema anfitrión, podemos hacer dos cosas. La primera consiste en borrar la máquina virtual que aparezca listada en VirtualBox; aunque, en realidad, no podrá iniciarse una vez que desconectemos el USB del equipo.

    İmage

    Para eliminarla de la lista simplemente haremos clic con el botón derecho del ratón sobre ella y seleccionaremos la opción Eliminar. En el cuadro de diálogo que aparecerá a continuación seleccionaremos la opción Solo borrar. En el caso de que queramos eliminar las huellas por completo, acudiremos al Panel de control de Windows y, desde la opción Desinstalar programas, borraremos la aplicación VirtualBox del sistema.

    Espero que les sirva y que lleven todo encimaLengua
    05-11-2012 09:13 AM
    Buscar Responder


    Colaborador

    Coaching by design


    *****
    2,023

    RE: Lleva tu pc a todas partes con la virtualizacion
    Muy buena la información.

    "De todas las maravillas que he oído, la que mayor asombro me causa es que los hombres tengan miedo."
    Julio Cesar - W. Shakespeare

    Pinterest
    Facebook
    05-11-2012 06:07 PM
    Buscar Responder


    Registrados

    Miembro Junior


    **
    40

    0
    RE: Lleva tu pc a todas partes con la virtualizacion
    Gracias por el aporte
    06-11-2012 02:32 AM
    Buscar Responder


    Super moderadores

    Team NsN


    ******
    1,027

    RE: Lleva tu pc a todas partes con la virtualizacion
    gracias!!!
    06-11-2012 02:45 AM
    Buscar Responder


    Registrados

    Miembro Junior


    **
    1

    0
    RE: Lleva tu pc a todas partes con la virtualizacion
    Muchas gracias
    06-11-2012 03:51 AM
    Buscar Responder


    Registrados

    Miembro Senior


    ****
    616

    RE: Lleva tu pc a todas partes con la virtualizacion
    gracias por tu aporte

    İmage
    06-11-2012 08:22 AM
    Buscar Responder


    Registrados

    Miembro


    ***
    64

    0
    RE: Lleva tu pc a todas partes con la virtualizacion
    Me parece fantastica tu idea. No dudes que la llevare a cabo y podre llevar el nuevo Windows 8 a otro equipo y probar como corre con un hardware distinto y asi depurarlo sin tener que hacer instalaciones. Lo dicho, fantastica idea y gratitud. Un saludo.
    08-11-2012 12:31 AM
    Buscar Responder


    Social Manager

    Community Manager


    ******
    353

    2
    RE: Lleva tu pc a todas partes con la virtualizacion
    İmage
    (Este mensaje fue modificado por última vez en: 08-11-2012 01:10 AM por froyandres.)
    08-11-2012 01:09 AM
    Buscar Responder


    Registrados

    Miembro


    ***
    50

    0
    RE: Lleva tu pc a todas partes con la virtualizacion
    Hola.

    Parece interesante.

    Gracias.

    Saludos.
    11-11-2012 11:58 PM
    Buscar Responder


    Salto de foro:


    Usuario(s) navegando en este tema: 1 invitado(s)

    Acerca ForoNsN - New Softwarez Network

    Somos una comunidad abierta a todo tipo de persona, con ganas de aprender y compartir todo tipo de conocimiento!

    ""El Don más grande que podemos hacer a otros no es compartir con ellos nuestra riqueza, sino hacerles descubrir la propia""

     

    Información