• ... Sin eventos.....

    • ... Se ruega leer las normas y reglas. Leer aquí

    • Bienvenido..


     
    Calificación:
    • 0 votos - 0 Media
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
    Hay que hacer cola para subir el Everest


    Colaborador

    Coaching by design


    *****
    2,023


    Hay que hacer cola para subir el Everest
    La cima más alta del mundo está colapsada por la cantidad de alpinistas que la pueblan durante el año. El boom del deporte de alta montaña.

    İmage

    Es curioso (y también una pena) cómo los diarios argentinos relegan el andinismo a sus páginas de información general o sociedad. La prensa de otros países, en cambio, no suele bastardear las actividades de invierno o de montaña: el New York Times, The Guardian y El País, por citar tres ejemplos, siempre incluyen el alpinismo en sus secciones deportivas. Himalayas, hipoxias y ochomiles son términos cotidianos para un lector que quiere saber no solo cómo el hombre desafía la naturaleza al convertir más goles, sino también cómo hace para ganarle a la tropósfera, allá donde se termina el oxígeno y comienza el delirio.

    2012 fue un año fatal en el Everest, la Meca del montañismo, y en Argentina apenas nos enteramos. Quienes leyeron Into Thin Air, el libro de Jon Krakauer traducido al español como Mal de altura, intuirán de qué se trata (y quienes aún no lo hicieron, se harían un gran autorregalo para este verano: mucho más que uno de los mejores relatos de alpinismo, Into Thin Air es una de esas obras que, después de devorarla en un par de días, uno se pregunta cómo no la había leído antes). Si el 10 de mayo de 1996, con Krakauer como testigo directo, ocurrió la mayor tragedia en la historia del pico más alto del mundo, con ocho muertos entre sus dos caras, la nepalí y la tibetana, el 19 de mayo de 2012 fue el segundo día más mortífero desde entonces: murieron cuatro alpinistas, todos en la ruta de Nepal, la más transitada.

    El Everest nunca ocultó su vocación mortal, pero hasta fines del siglo XX solo presentaba un único (y formidable) adversario: la montaña. Ese rival se duplicó en los últimos años, cuando los escaladores ya no solo desafían paredes de hielo, vientos de 100 km/h y amenazas de embolias mentales y pulmonares a 8.848 metros de altura, sino que ahora, además, deben superar la presencia de otros hombres. La proliferación de alpinistas-turistas, muchos de ellos sin la preparación adecuada, convirtió el Everest en los pasillos de un shopping en el que todos quieren convergir en un único local: la cumbre. Los embotellamientos no son exclusivos de Corrientes y Callao a las diez de la mañana: también suceden en el punto más cercano al cielo.

    Con la pared norte casi cerrada a los extranjeros (China ocupa desde 1959 el Tíbet e impone decenas de restricciones que hacen un dolor de cabeza su visita), miles de occidentales eligen, obligadamente, la ruta que empieza en Katmandú, la capital de Nepal, un país paupérrimo que convirtió el Everest en una industria nacional: cada año le quedan varios millones de dólares gracias a los US$50 mil (como mínimo) que paga cada escalador. Pero si Krakauer ya escribía en 1996 que había montañistas con espíritu esnob que se hicieron transportar hasta el campo base las últimas ediciones de Vanity Fair y Vogue, en 2012 se dio el caso de un hombre religioso que quiso meditar en la cumbre durante 36 horas y obligó a sus sherpas a cargar con demasiadas bombas de oxígeno.

    İmage

    El problema es que llega un punto en que todos, los inexpertos y los auténticos fenómenos del alpinismo, deben confluir por una única cuerda. "Cuando me disponía a hacer rapel, me percaté de un alarmante espectáculo. Nueve metros más abajo, había una cola de más de una decena de personas. Tres escaladores habían empezado ya a subir por la cuerda que yo me disponía a utilizar para el descenso. Mientras intercambiaba triviales felicitaciones con los que iban pasando, por dentro pensaba exasperado: ¡Dense prisa, joder, dense prisa! Mi cerebro está perdiendo millones de células", se desesperó Krakauer cuando empezaba a bajar de la cima y se topó con quienes aún no habían subido.

    El Everest, antes el sueño individual de unos pocos dementes, se recicló en una pasión de multitudes. De las 3.000 personas que treparon a la cima desde 1953, 150 (o sea, el 5%) lo hicieron en la primera quincena de mayo de 2012. El récord de un día también sucedió hace poco, en 2010, cuando el 23 de mayo de ese año hubo 169 cumbres, una cantidad tan fuera de control que igualó, en ese puñado de horas, el total de cumbres que hubo en los treinta años siguientes a la primera ascensión (1953-1983). Durante la primavera de 2007, además, llegaron a lo más alto 630 personas, las mismas que en los cuarenta años que transcurrieron desde la conquista inicial. Y también en 2008 hubo un día en que más de 130 alpinistas coronaron el Everest.

    "Treinta alpinistas en un fin de semana son asumibles, pero 200 no. Demasiada gente espera y eso provoca congelaciones. El problema es que todos atacan la cima en el mismo momento", se quejaron los sherpas en un artículo de El Periódico, de España, que fue ilustrado con fotos inverosímiles de multitudes de escaladores que ascendían en fila india, uno pegado al otro. Y, por supuesto, las cuatro víctimas del 19 de mayo pasado sucedieron en uno de esos cuellos de botella, cuando 200 escaladores intentaban hacer cumbre en simultáneo.

    La muerte en el deporte nunca estuvo tan cerca de Dios, aunque apenas nos hayamos enterado.

    "De todas las maravillas que he oído, la que mayor asombro me causa es que los hombres tengan miedo."
    Julio Cesar - W. Shakespeare

    Pinterest
    Facebook
    04-03-2013 09:18 PM
    Buscar Responder


    Salto de foro:


    Usuario(s) navegando en este tema: 1 invitado(s)

    Acerca ForoNsN - New Softwarez Network

    Somos una comunidad abierta a todo tipo de persona, con ganas de aprender y compartir todo tipo de conocimiento!

    ""El Don más grande que podemos hacer a otros no es compartir con ellos nuestra riqueza, sino hacerles descubrir la propia""

     

    Información