• ... Sin eventos.....

    • ... Se ruega leer las normas y reglas. Leer aquí

    • Bienvenido..


     
    Calificación:
    • 0 votos - 0 Media
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
    En la Tierra Media


    Colaborador

    Coaching by design


    *****
    2,023


    En la Tierra Media
    Una mirada a uno de los proyectos más ambiciosos e increíblemente arriesgados de la historia del cine, y la monumental forma en que funcionó.

    İmage

    Para el año 1997, el director de cine neozelandés Peter Jackson se había labrado una considerable reputación entre los cinéfilos más dedicados gracias a una serie muy poco difundida pero muy bien recibida películas de bajo presupuesto y un par de filmes un poco más conocidos a nivel internacional como “Criaturas Celestiales” (1994) –que le valió una nominación al Oscar como guionista– y “Muertos de Miedo” (1996).

    Durante la producción de esta última, Jackson se planteó seriamente realizar una adaptación cinematográfica de “El Señor de los Anillos”, la inmortal trilogía de novelas del legendario autor J.R.R. Tolkien, considerada uno de los pilares de la fantasía moderna y una de las obras literarias más importantes del Siglo XX. Jackson había leído las novelas por primera vez a los 17 años, y se preguntaba cómo era que nadie la había llevado al cine hasta entonces, más allá de una película animada estrenada en 1978.

    Tras terminar “Muertos de Miedo” en 1995, Jackson y su esposa y coguionista Fran Walsh se aliaron con el presidente de Miramax Films, Harvey Weinstein, para preparar una adaptación de “El Hobbit”, la novela de Tolkien que precedía a “El Señor de los Anillos”, y dos filmes basados en la trilogía, pero el inicio activo de la preproducción se vio retrasado por problemas con los derechos.

    En 1997, mientras Weinstein aún lidiaba con los problemas de asegurar los derechos de la obra de Tolkien, Jackson y Walsh comenzaron a preparar los guiones para lo que iban a ser dos películas sobre “El Señor de los Anillos”. En total, los dos guiones –de 147 y 144 páginas, respectivamente–, tomaron unos 14 meses en ser terminados, tiempo en el cual las cosas desde el punto de vista ejecutivo habían cambiado.

    Tras un viaje a Nueva Zelanda, donde el rodaje iba a tener lugar, el productor Marty Katz concluyó que los filmes costarían unos 150 millones de dólares, mucho más que los 75 millones que Weinstein había acordado; ya que 15 millones ya habían sido gastados, Miramax exigió que las dos películas sean convertidas en una sola, lo que hubiera obligado a Jackson a dejar fuera o combinar mucho material –escenas como la Batalla de Helm y el incidente en las Minas de Moria o personajes como Saruman hubieran sido muy distintos o no hubieran aparecido–, algo a lo que el director no estaba dispuesto.

    Jackson comenzó a deambular de estudio en estudio mostrando su trabajo, hasta que finalmente llegó a New Line Cinema, donde el presidente de la compañía, Robert Shaye, se mostró sorprendido por el hecho de que estuvieran adaptando las tres novelas en dos filmes; él quería que las películas también fueran tres.

    Con la libertad adicional que tres películas les daban, Jackson, Walsh y su colaboradora Philippa Boyens comenzaron a dar forma final a lo que ahora conocemos como la trilogía “El Señor de los Anillos”.

    La producción del filme fue una empresa de proporciones titánicas. Buscando dar a su filme un aspecto “realista”, Jackson puso al estudio de efectos especiales WETA a trabajar en fabricar decenas de miles de piezas de utilería, incluyendo armaduras, espadas, lanzas, flechas, arcos, y elementos de vestuario como pies postizos para los hobbits, pelucas, narices y orejas prostéticas, y rodeándose de un ejército de diseñadores gráficos, maquilladores, vestuaristas y arquitectos para dar forma visual a lo narrado por Tolkien. Insistiendo en el realismo, Jackson exigió que los trajes diseñados no solo fueran fieles al estilo del filme, sino que hasta se vieran “usados”, en especial para personajes viajeros como el mago Gandalf o el guerrero Aragorn.

    El masivo alcance de la producción obligó a Jackson a dividir el rodaje en siete unidades, cada una liderada por un sub-director y supervisada por él vía satélite, de modo que cada una pudiera filmar en simultáneo y ahorrar tiempo. Entre el rodaje de su propia unidad y la supervisión de las demás, el director no dormía más de cuatro horas cada día.

    Tampoco fue fácil para los actores, que debieron manejarse en peligrosas secuencias de batalla que muchas veces causaron serias heridas. Viggo Mortensen, quien interpretó a Aragorn, se rompió un diente y el dedo gordo de un pie, mientras que Orlando Bloom, quien tenía el papel del elfo Legolas, sufrió la fractura de una de sus costillas durante una batalla.

    Un año de post-producción siguió al fin del rodaje, y el primer tráiler del filme, lanzado en abril del 2000, rompió récords de descarga en internet. Cuando llegó diciembre de 2001, la expectativa era enorme, y el filme se estrenó ante gran aplauso de la crítica y un enorme impacto taquillero, sumando un total mundial de más de 800 millones de dólares en total. Dos años después, “El Retorno del Rey” se convertiría en el segundo filme en romper la barrera de los mil millones de dólares, después de “Titanic” (1997).

    Luego de haber recibido cuatro premios Oscar por “La Comunidad del Anillo” y dos por “Las Dos Torres”, la saga hizo historia en los premios de la Academia con “El Retorno del Rey”, llevándose los 11 premios a los que estaba nominada esa película, incluyendo Mejor película y Mejor director.

    La trilogía convirtió a Jackson en una fuerza de enorme influencia en Hollywood, a la par de leyendas como Steven Spielberg –con quien colaboró en “Las Aventuras de Tintín”- y George Lucas, mientras que inyectó millones de dólares en la economía neozelandesa, especialmente en la forma de turismo.

    EL HOBBIT

    Tras un lío legal menor entre Jackson y New Line, se anunció en 2007 que el neozelandés sería el productor ejecutivo de la inminente adaptación de “El Hobbit”, en dos películas. Más problemas legales, esta vez entre el estudio y los descendientes de Tolkien, retrasaron la producción, y en 2008 fue contratado para dirigir el cineasta mexicano Guillermo del Toro, quien se labró una reputación con aclamados filmes de gran espectacularidad visual como “Hellboy” y “El Laberinto del Fauno”. Del Toro inmediatamente comenzó a trabajar en el guión con Jackson, Walsh y Boyens, al tiempo que preparaba el aspecto visual del filme con WETA y sus colaboradores de “Hellboy”.

    Decisiones como la contratación de Martin Freeman como Bilbo fueron tomadas en este período. Sin embargo, los problemas económicos del estudio Metro Goldwyn Mayer (MGM), entre muchos otros factores, retrasaron en varias ocasiones el inicio del rodaje y el conflicto con otros proyectos suyos, obligaron a del Toro a anunciar su dimisión del filme en mayo 2010. En julio, la rabia de los fans se transformó en alivio cuando se anunció que el filme no solo seguiría en producción, sino que el mismísimo Jackson ocuparía la silla dejada por el mexicano.

    El rodaje del filme –del que Jackson mantuvo íntegramente informado al público a través de video blogs filmados por él mismo en el set, relatando la vida del equipo de producción y el elenco y las distintas facetas de la colosal producción- comenzó en marzo de 2011 y culminó el pasado 6 de julio.

    Una de las más notorias innovaciones del filme ha sido su adopción del sistema de proyección en 48 fps (cuadros por segundo), el doble del estándar cinematográfico, que resulta en imágenes mucho más fluidas, aunque ha sido recibido de manera mixta, con muchos de los que ya vieron el filme quejándose de que hace mareantes las escenas de acción y da a toda la producción una sensación extraña, además de dejar en evidencia algunos errores en efectos especiales y escenografía.

    Queda por verse el recibimiento que dan los fans de todo el mundo a la segunda parte de uno de los proyectos cinematográficos más increíblemente ambiciosos jamás realizados.

    "De todas las maravillas que he oído, la que mayor asombro me causa es que los hombres tengan miedo."
    Julio Cesar - W. Shakespeare

    Pinterest
    Facebook
    16-12-2012 12:22 PM
    Buscar Responder


    Registrados

    Miembro


    ***
    72

    1
    RE: En la Tierra Media
    viendo!!!
    17-12-2012 06:25 AM
    Buscar Responder


    Salto de foro:


    Usuario(s) navegando en este tema: 1 invitado(s)

    Acerca ForoNsN - New Softwarez Network

    Somos una comunidad abierta a todo tipo de persona, con ganas de aprender y compartir todo tipo de conocimiento!

    ""El Don más grande que podemos hacer a otros no es compartir con ellos nuestra riqueza, sino hacerles descubrir la propia""

     

    Información